Publicado en 11-M, conspiranoia, defendiendo lo público, desfachatez, personal

Monotonía y enfado vitales

Seguimos confinados perimetralmente, cosa que viene a decir que no podemos salir por ocio de nuestra ciudad. En ese sentido y por nuestra parte no hay problema. La presidenta de nuestra comunidad de Madrid tensó el enfrentamiento con el Gobierno hasta el límite, así que ahora tenemos un estado de alarma impuesto por el ejecutivo, solo para mantener las mismas restricciones de antes, pero con seguridad jurídica. Esa impresentable sigue usándonos a los madrileños como rehenes para sus jueguecitos de propaganda goebbeliana. Aquí no hay medidas suficientes de rastreo, ni mejora de la sanidad pública, que se quiere dejar morir. La gente se hace seguros médicos privados, los que pueden, por el procedimiento de urgencia absoluta. Esta pandemia está ayudando a todo trapo en su empeño privatizador. No quiero pensar cuántos muertos habría si el virus fuera más letal. Realmente lo único que les importa es el poder.

El poder que tiene lo usan para exigir el que han perdido, no para servir al ciudadano. Sin tapujos muestran su inhumanidad y la utilización torticera de todo, víctimas incluidas. O posibles víctimas. Lo mismo que nos hicieron a los que el 11 de marzo nos rompió la vida. No hace falta buscar más pruebas, las muestran ellos. Continuamente. Sin pudor. Sin vergüenza. Coreados por fanáticos que les aplauden todas sus fechorías. MALDITOS SEAN.

Publicado en corrupción, desfachatez, educación, política

Vergonzoso trato de favor: La vida regalada de Pablo Casado

https://m.eldiario.es/carnecruda/lo-llevamos-crudo/vida-regalada-Pablo-Casado_6_817928232.html

A Pablo Casado le regalaron un máster y ahora le quieren regalar una exculpación. Por ser político tiene la vida regalada y la vida resuelta para pegarse la vida padre. La fiscalía del Supremo dice que no hay caso y le dice a los jueces que lo cierren. Carpetazo y a otra cosa, señorías. Hay prensa que lo celebra: también hay gente coprófaga. Y ustedes, el populacho, la chusma, los pringaos que estudian, el vulgo que trabaja, disuélvanse. Circulen. Aquí no hay nada que ver que no hayan visto ya antes. Un político que recibe una prebenda con dinero público, la prensa lo descubre y la justicia le encubre.

Da igual que la investigación periodística haya probado que le dieron el título sin ir a clase, sin hacer exámenes, sin hablar con los profesores, con sólo cuatro presuntos trabajos que no ha dejado ver a nadie. Da lo mismo que sólo a él y a otras tres alumnas les convalidaran 18 de las 22 asignaturas y que las tres estén imputadas por los mismos hechos que se le achacan a Casado. No importa que una de ellas haya confesado. Al fiscal todo eso, probado, demostrado, publicado, evidente, sólo le parecen «meras sospechas y conjeturas». Sospechoso es lo suyo.

Sigue leyendo «Vergonzoso trato de favor: La vida regalada de Pablo Casado»

Publicado en defendiendo lo público, desfachatez, educación, indignados, reivindicaciones laborales

Curso nuevo, viejas mañas de la Administración

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid sigue reduciendo, recortando, machacando. Somos un claustro muy pequeño, con profes viejos y profes novatos, sin apenas término medio y unas plantillas cada vez más volátiles. Mis compañeros cercanos hablan de jubilarse, incluso O, que cumple en un mes los sesenta pero necesitaría un curso más para llegar al 100% de la jubilación, ha decidido irse ya. Y mira que le he dicho que es una pérdida innecesaria, que no le queda tanto, que la vida puede dar muchas vueltas y más tarde podría arrepentirse. Tomó la decisión el mismo domingo. Se va.

Estamos a tope de horas y de ratio, han desaparecido los desdobles y los flexibles, por supuesto de laboratorios y prácticas ni mención, pero se incorporan dos horas de oferta obligada de Religión en segundo de bachillerato, vamos que ni con el Franquito. Y para eso no hay número mínimo de alumnos. Se desnuda a la enseñanza pública y sin embargo, se paga con dinero de todos la educación privada, incluso centros que todavía no están terminados tienen el concierto asegurado y firmado de antemano. La FP pública casi desaparece y la privada se ha convertido en un lujo para el que hay que solicitar créditos vergonzantes, aunque los subvencionen un 50% para hacerlos más llevaderos, y porque se llevarán tajada, seguro. En fin, mil trucos para que el dinero de los impuestos vaya a los bolsillos de los amigos. Y a los suyos propios, claro.

Y por si fuera poco, inclumplen los acuerdos que firmaron. Seguimos recortados y encima se burlan de nosotros. Total, ni las sentencias judiciales respetan, para qué, si no les pueden obligar, si no les pasa nada si siguen haciendo lo que les da la gana…

En estas circunstancias, como para querer quedarse.