Publicado en escribir, publicar, reflexiones

Finalista en concurso

Bueno, ahí está la prueba visual. Mi primera novela, finalista en un concurso.

Poco más que esto puedo contar. Ni se me sube el pavo, ni me creo nada del otro mundo. Un poco de trabajo y otro tanto de suerte.

Nunca sabré si habría ganado. No creo. Estoy contenta con la oportunidad que me da otra editorial, sin concurso, que directamente me publica: Valhalla. Dos sellos ya, si cuento también Urano, con reminiscencias al universo. Como si Rodrigo me sonriese entre las nubes.

Sé que mi libro será modesto; pero, también, que se va a hacer con dedicación plena. Con editores jóvenes y animosos. Con cariño. Con ganas.

Pacece un sueño: mi querida Nina, un personaje que salió de mi imaginación, al alcance de todos.

La tareas de maquetado empezarán en enero. Mientras llegan, sigo escribiendo. Y haciendo vídeos. Y leyendo. Y con mis dos talleres.