Publicado en reflexiones

14 de abril de 2021

90 años. Pobre II República, denostada y hundida. Y así sigue nueve décadas después.

Poco tengo que contar. Todo sigue muy parecido. Entregué las segundas correcciones. Estoy a la espera de la maqueta 03. Tanto ando viviendo lo de siempre, que me ronda una melancolía tristona, pandémica, de aislamiento y soledad. Espero que el curso de este viernes me dé un empujón que ayude a mejorar este ánimo caedizo.

Porque no es por falta de esfuerzo. Acabo de darle una vuelta completa a mi segunda novela, que espero enviar a un concurso, y tengo el siguiente vídeo a medias. La tercera está aparentemente pospuesta, pero no, ya que las siguientes escenas andan bullendo en mi mente y volveré enseguida a trabajarla.

Mientras tanto, quiero anotar un par de cosas sobre el curso de creación de personajes.

La primera es que no creo necesitarlo técnicamente, que me he enrolado porque mis experiencias previas fueron muy buenas y quería repetir. En fin, que espero que sea muy agradable en lo emocional. Y que me viene muy bien ese contacto con otros escribidores, los siempre buenos materiales que caracterizan a EdE y volver a coincidir con un profe que ya sé de antemano que es estupendo.

La segunda, que me da penita que solo sean seis semanas. Sé que será un poco breve, pero tampoco había mucho para elegir en estas fechas y menos aún por vídeo conferencia. Menos mal que son tres horas cada sesión.