Publicado en reflexiones

Último lunes de octubre

Pasan las semanas deprisa, JC teletrabaja y yo llevo unos días de lo más cansinos.

Ya cambiaron la hora, por lo que las tardes se han vuelto breves y demasiado oscuras. Por contra, me despierto aún más temprano de lo habitual, que ya es, así que no me parece que haya más luz por la mañana.

El clima pasa del sol a la lluvia en minutos y el viento arranca sin misericordia las hojas de los árboles. Por eso ayer no salimos de casa. Fue la primera vez en meses que no dimos al menos uno de nuestros paseos.

No tenía yo ánimo para ello. Sufro un malestar raro, sin fiebre, de congestión nasal, que ahora se va convirtiendo en tos seca. Como un resfriado leve, excepto en que me da flojera y un cansancio extremo. ¿Es un catarro común, o una gripe suave (estoy vacunada), o una variante poco sintomática del dichoso coronavirus?

Cuando me pregunto dónde  he pillado ese resfrío y miro a la semana previa, solo aparecen dos opciones: el tiempo de tratamiento dental, o la comida con G. Las dos veces estuve sin mascarilla, obviamente. La dentista y su ayudante, sin embargo, estaban bien pertrechadas, así que me inclino más por la segunda opción.

No tengo más contactos. Fui a la peluquería y a la compra este jueves, breve tiempo, con mascarilla. Pero o más probable es que G nos trajera el mismo malestar que sufría B y por el que no quiso ella acercarse hasta nuestra casa el sábado anterior.

Pero todo son puras elucubraciones. Podría ser de antes. Llevo más días con ansiedad y ahogos en los paseos que achacaba a la mascarilla y a la subida de estrés. Pero si rastreo más allá, tampoco encuentro otras posibilidades diferentes. No tenemos ninguna vida social. En todo caso, lo escribo como reflexión sobre la trazabilidad de un virus y sus dificultades, incluso en mi caso, que tengo tan poquísima interacción social.

Este finde ya la cosa se ha vuelto extrema y solo hemos hablado por teléfono con G. Y, menos mal, JC no parece haberse contagiado conmigo. Veremos si en cinco o seis días no tiene los mismos síntomas, tendré que estar pendiente, por si acaso. Concluyo con la idea de que pudiera ser una coriza, porque responde muy bien a los antihistamínicos.

Llevaré FFP2 a mi Taller de Narrativa, por pura responsabilidad. Necesito hablar un poco con ChA. Y entonces terminaré, para bien o para mal, con unas dudas que ya no lo son tanto (me fui haciendo a la idea). Esta situación sanitaria, no obstante, podría dar al traste con todo. No queda más que darle tiempo al tiempo.