Publicado en reflexiones

Último día de 2019

Ayer fue un día productivo y también entrañable, que pasamos juntos los tres, JC, G y yo. Hoy volveremos a cenar juntos.

Empezó la cosa con un viajecito al hípermercado, casi impracticable con montones de gente comprando. Yo me había quedado en casa para revisar un asunto al que me había comprometido, pero enseguida me uní a la causa y vimos mamparas para los baños en el Fontanero Feliz.

Necesitábamos ir al Estupendo Bricolaje a echar un vistazo, cosa que aprovechamos para comer en nuestro italiano favorito, que está en ese mismo centro comercial. Engordante pero exquisita. Ñam.

Idas y venidas al Fontanero, arreglillos en la casa, sobre todo a manos de JC, y se nos hicieron las nueve.

Risas, compañía y actividad. Un día estupendo en familia. Y hoy, qué bien, más. Lo único malo y preocupante, el exceso de comida. A dieta estricta en breve, sin remedio.