Publicado en reflexiones

16 de agosto

Este viernes festivo lo estoy disfrutando con JC, buena temperatura y relax máximo. Esta tarde toca hospital, pero las horas previas nos dará tiempo a hacer pequeños recados y una compra.

UNAS HORAS DESPUÉS: Llama la atención la poca gente que hay por el barrio. Resulta curioso ver la calle medio vacía y encontrarse el centro comercial como un remanso de paz a las doce de la mañana. Supongo que es lo normal en el puente de agosto.

Comeremos pronto para que cundan más las horas y nos dé tiempo a ver alguna serie.