Publicado en reflexiones

Domingo 11 de agosto

Hoy regresan G y B desde Pontevedra. Mañana dan el alta a J. El verano avanza, incansable, hasta el puente del 15, los únicos días de vacaciones para nosotros este mes. Otros años salíamos cuatro o cinco días, inmediatamente después de esas fechas, pero este será distinto. A ver qué tal.

Hago planes y me asusta hacerlos. Me asalta ese estrés postraumático que ya tengo asumido que nunca me abandonará, que me cuestiona si esos planes llegarán a cumplirse o se desbaratarán fatalmente por el camino. Cuesta seguir viviendo sin miedo, pero aquí estamos, intentándolo.