Publicado en reflexiones

Viernes 9 de agosto

Son las seis y media.
La mañana está agradable y fresca. Mis escritos avanzan despacio.
J sigue en el hospital.
No consigo una rutina que rompa el extrañamiento.
Cuento 23 dias para la reincorporación de septiembre, pero no me hace la mella anímica de otras veces.

Hoy apunto un listado de ideas sin hilvanar, con la mente poco clara. No lucho con la vida, solo dejo que fluya.