Publicado en reflexiones

Lunes de regreso al aula

En días como hoy siento en los huesos la felicidad de mi jubilación. Después de cincuenta y muchos cursos volviendo a clase después de las navidades, se agradece no tener que hacerlo. Ni como alumna ni como profesora. Antes bien, justo ahora aprovecharemos el hueco para escapar.

Este mes no acudiré al Taller de Proyectos Narrativos, ni a la sesión de la biblioteca. Haré un descanso extraordinario y merecido.

G mejora poco a poco. Va a teletrabajar. JC y yo seguimos felizmente sin síntomas.