Publicado en reflexiones

15 de septiembre

Hoy empiezo el curso de escritura teatral que no salió en el verano. Parece que por fin sumamos alumnos suficientes. Es en línea y a distancia, algo frío, después haber probado las videoconferencias. Pero es.

Siguen adecuadamente la reforma y la convivencia renovada con G. Da pena ver la casa tan sucia y desmontada, pero así son las obras. Y no queda otra que hacerlas.

Escribo. Salgo poco. En breve procuraré relanzar la novela. A ver si salen cositas.