Publicado en reflexiones

Cotidianidades

Mañana, tercera sesión del curso y nada que ver con el de la FCPJH. No he llegado a la mitad y ya me da penita que se acabe, que sea tan corto. Porque me gusta y anima mucho. Pero, me digo, no debo hacer esas cuentas atrás. Todavía quedan cuatro sesiones. Solo tengo que dejarme llevar y disfrutarlas.

Como también debo aprovechar el presente. Carpe diem. El domingo será mi cumpleaños, y tengo la suerte de que el lunes, menudo regalazo, empezará la preventa de NINA.

Todo es tan bonito que me asusta. Es como que estoy temiendo que pase algo malo, eso que siempre termina por suceder. Es mi ansiedad postraumática, que se activa con nuevos miedos. ¿Y si nadie quiere mi novela? ¿Y si no se vende? ¿Y si soy una carga pesada para la familia y los amigos, los pobres?

Me impongo no dejarme llevar por ese mal rollo. Uff. A ver si lo consigo.