Publicado en reflexiones

Todo igual

La cercanía de la Navidad es cada vez más agridulce. Aparte de que que este viernes tenemos una reunión con amigos que rompe la monotonía y nos anima, poco nuevo puedo escribir aquí. Bueno, sí, excepto los planes para las fiestas. G cenará con nosotros la Nochebuena y se nos unirá B para la comida de Navidad. A cambio, la Nochevieja se irán ambos con el padre de B. Supongo que comeremos con Ela en Reyes, pero todavía no lo hemos consensuado.

El sábado 11 a las 11, JC y yo nos pusimos la tercera dosis de vacuna. Ahora ha sido Moderna, las dos anteriores AstraZeneca. Y conste que nunca hemos elegido qué marca queríamos, no hubo jamás semejante opción. Lo que sí hemos logrado esta vez fue pedir nosotros la cita e ir juntos el mismo día y la misma hora al hospital de nuestra ciudad. Una ventaja grande, a cinco minutos de casa, aparcando fenomenal y con una organización del proceso muy eficiente.

Finalmente, hoy tengo la sesión mensual del Club de Lectura. Me aburrió Las historias de Marta y Fernando. Bien escrita, eso sí, pero no conectó con mi interés. Otra que no habría terminado si no fuese por la obligación adquirida.