Publicado en escribir, publicar

Leyendo títulos de la editorial

Estar entre los primeros manuscritos de una editorial que empieza supone varios riesgos.

El primero es no saber las calidades físicas de los libros (papel, portada, cubiertas, edición del texto). El segundo, desconocer la valía literaria de las historias que publica (tema, estructura, corrección ortotipográfica, interés, estilo…). El tercero tiene que ver con la mejor o peor distribución. El cuarto, por último, referente al vil metal, consiste en no poder hacerse una idea de los precios de venta al público .

Pedí los cinco primeros títulos para evaluar esos asuntos. Ya he leído dos. JC está leyendo otro. Terminaré por hacerlo con todos. Y he sacado mis propias conclusiones. Vamos allá.

En cuanto a la calidad física no me puedo quejar. El gramaje del papel, las portadas y las cubiertas son muy buenas. Profesionales. He visto solo una errata, la maquetación está no solo muy cuidada (también es profesional), sino que busca elementos especiales que la hacen hermosa. A cambio, sí he hallado errores de estilo, circunscritos a los conocimientos de cada autor, porque la empresa no hace corrección ortotipográfica. Uno de los que ya he leído no sabe poner tildes en las interrogativas indirectas, por ejemplo. Menos mal que se lo he pillado en unas pocas ocasiones. Y, en general, lo de las cacofónicas rimas internas se les escapa a todos 🙁 También se nota cierta bisoñez vital, lógico, dadas las edades de los autores (las de mis hijos y aún más jóvenes).

Como es lógico, cada autor tiene su sello. Uno es muy locuaz y le sobra un largo porcentaje de parrafadas, otro es algo simplista, pero en conjunto cada manuscrito tiene algún valor que a la editorial le ha parecido suficiente para lanzarse. No sé si irá volviéndose más selectiva a medida que tenga más textos y de mayor calidad para elegir. No me extrañaría, aumenta el número de seguidores y está cerrando contratos para 2022. En la primera tanda parece haberse decidido por temáticas muy distintas, por eso de abrir el espectro. Tengo que seguir con los otros libros para alcanzar una perspectiva más completa. También, incluso, con los de mi segunda tanda.

Todo lo que leí u ojeé por encima utiliza una tercera persona omnisciente y narra de forma lineal. Creo que uno de ellos prefirió la primera persona, aunque cambia el foco y lo hace desde las cuatro perspectivas de cuatro protagonistas diferentes. Y lo veo vendiéndolo como gran logro técnico. Qué ternurita. Seguiré contando cuando sepa algo más.

La distribución brilla por su ausencia, al menos de momento no los veo en Amazon, ni el LCdL, la FNAC, o el Corte Inglés… Solo en dos o tres librerías. Me temo que aunque sea profesional (Azeta), va bajo demanda. Los precios, a cambio, son competitivos y acertados.

Entiendo que con la preventa pretenden invertir con cierta seguridad, y con la distribución no tener ninguna sangría. Sigo creyendo, entonces, que es editorial tradicional porque corre con todos los gastos, pero que los tiene tan medidos que en publicidad y distribución se asemeja a las de co- y auto- edición.