Publicado en reflexiones

Escribir en verano

Durante el curso, y más en momentos de agobio, soñaba con poder escribir fluidamente en cuanto tuviera vacaciones. Me imaginaba que con tanto tiempo libre mis textos avanzarían por fin. Pero no contaba con el calor. Ni con la pájara de la mitad de la novela.

No voy tan rápida como imaginé y tuve que volver a tomarle las medidas después de dos meses de abandono, pero el texto avanza. Llevo 35000 palabras y estoy lo suficientemente centrada.

Esto es una carrera de fondo, lo compruebo cada vez más, pero soy de naturaleza constante y persevero. Es solo cuestión de tiempo ⏳.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.